Saber más
Historia de la unidad

Atención e Investigación en Socioadicciones (AIS) empezó bajo el nombre de Asociación pro Juventud en 1977, a raíz de la incorporación de muchos jóvenes a los Niños de Dios y a los Hare Krishna. A partir de ese momento, diversas familias de jóvenes que habían sido atraídos hacia estos dos grupos se organizaron como asociación de padres. Los principales objetivos de la asociación en sus inicios eran la información acerca ante el fenómeno sectario, la acogida de otros familiares afectados, la denuncia ante los organismos públicos competentes de las actividades ilícitas de las sectas y la defensa de la libertad y la integridad de la persona.

La primera ubicación de la sede de nuestro centro estuvo en la misma calle donde los Niños de Dios se reunían en Barcelona. El primer momento de cambio sobrevino a raíz de que empezaran a recibirse solicitudes de información en la entidad que iban más allá de esos dos grupos. A partir de ahí, se constató que el fenómeno se iba extendiendo y nuevos grupos iban apareciendo. Un segundo momento de cambio sobrevino en 1980, a partir de una reunión internacional celebrada en París, donde las personas que formaban parte de la asociación se dieron cuenta que no bastaba con informar sobre el fenómeno. Los objetivos empezaron a ser más ambiciosos. Ese mismo año, la asociación se registra como entidad sin ánimo de lucro con sede en Barcelona y al año siguiente pasa a ser de ámbito estatal. En 1982, se abrirá una delegación en Madrid. Se intentará también abrir una delegación en el País Vasco, pero finalmente no puede realizarse debido a la ausencia de voluntariado dispuesto a asumir tal tarea.

En 1984, realizamos unas primeras jornadas donde asistieron familiares y profesionales. De ese encuentro, surgiría la idea de que tres profesionales de la salud se formaran con profesionales de Estados Unidos para poder realizar la misma tarea asistencial desde Barcelona. Tras esa formación inicial, especialmente dirigida a procedimientos de exit counseling, dio lugar a que se pusiera en marcha una unidad terapéutica que se organizó paralelamente a la asociación bajo el nombre de Centro de Rehabilitación, Orientación y Asistencia a los afectados por las Sectas (CROAS), que funcionaría como tal hasta 1993. A partir de ese año, la unidad terapéutica se integra plenamente dentro de Asesoramiento e Información sobre Sectas, designación adoptada desde 1986.

Desde esos años hasta nuestros días se han atendido más de 1400 casos. En esos años, la entidad sigue creciendo y desarrolla diversas áreas de trabajo simultáneas que se realizan en estos momentos: información y prevención, documentación, formación de profesionales, asistencia jurídica y asistencia psicológica.

En 1987, Asesoramiento e Información sobre Sectas organiza un primer congreso internacional, cuya temática “Sectas y sociedad” reunió a numerosos especialistas internacionales en Barcelona. Desde ese momento, nuestra tarea no sólo informativa sino también terapéutica, empieza a conocerse en Europa, asistiendo a diversas reuniones internacionales celebradas sobre el fenómeno sectario.

En 1993, el Ministerio del Interior nos concede la calificación de Utilidad Pública. Ese mismo año organizamos el II Congreso Internacional con el tema “Grupos totalitarios y sectarismo”. Coincidiendo con una propuesta por la cual diversos grupos sectarios se presentan al Parlamento Europeo en temas vinculados a la libertad religiosa, surge de un grupo de trabajo que se encontró en Barcelona la iniciativa de poner en marcha una organización europea, la Federación Europea de Centros para la Investigación e Información sobre Sectas (FECRIS) que aglutina a entidades europeas centradas en la información y la prevención en sectas, de la cual asumimos inicialmente la vicepresidencia.

En 1993, realizamos un estudio sociológico junto con el ICESB acerca de la extensión e implantación del fenómeno sectario en Cataluña. Al mismo tiempo, empezaron a firmarse los primeros acuerdos para aceptar estudiantes universitarios en prácticas. A partir de 1993, la entidad ha adquirido una dimensión mucho mayor de la que inicialmente se pensó y eso obligó a un proceso de cambio interno que condujo a una progresiva profesionalización de la entidad y su actual definición como centro sanitario de salud mental. El proceso de profesionalización ha sido lento y progresivo y no exento de momentos de crisis.

En el año 2001, en el marco de colaboración con la Universitat Autònoma de Barcelona, se inicia un estudio junto con la Facultad de derecho que se plasmará en la publicación del texto "Las implicaciones jurídicas del fenómeno de los grupos de manipulación psicológica" dos años más tarde.

En el año 2002 se inicia un nuevo estudio sociológico, esta vez junto con Desenvolupament Comunitari, que se finaliza con una publicación en el año 2005 que lleva el título "Grupos de manipulación psicológica en Cataluña. Situación y conceptos".

En el año 2004 empezamos a elaborar un proyecto "Técnicas de manipulación psicológica. Guía de prevención" con la ayuda de un equipo de especialistas en prevención de salud, habiendo desarrollado un paquete de prevención para los maestros que pueden aplicar en diversas sesiones y mediante el cual se asegura la efectividad en cuanto a consolidación del aprendizaje al pasar a ser vivencial por parte de los alumnos.

En el año 2005, AIS recibe el premio Herbert L. Rosedale concedido por la International Cultic Studies Associaction (ICSA), en reconocimiento del esfuerzo y el liderazgo para preservar y proteger los derechos individuales.

En el 2006 pusimos en marcha un "Estudio del Repertorio Jurídico Español" que recoge todas las sentencias judiciales existentes en nuestro país.

La ayuda terapéutica y legal de familiares, miembros y ex miembros de grupos de relaciones sectarias muestra una amplia gama de alteraciones; entre los trastornos habitualmente generados por dinámicas de relación sectarias, destaca una dependencia excesiva. Esta dependencia excesiva pudimos ir observándola también en otros solicitudes de ayuda que fueron llegando a nuestra unidad con el paso de los años. Pese a no tratarse de situaciones de relación sectaria, esas otras demandas de ayuda presentaban síntomas de dependencia patológica de similares características, razón por la cual se ampliaron los recursos asistenciales para atender lo que desde hace años designamos como socioadicciones (adicciones no químicas) . Este ha sido el último gran proyecto iniciado por nuestra entidad y que ha llevado varios años, hasta el momento presente.