Juego patológico o Ludopatía

La ludopatía o juego patológico está considerada una conducta adictiva.
Los rasgos esenciales de este trastorno son análogos a los de cualquier dependencia de una sustancia psicoactiva. En ambos casos el individuo adicto sufre un deterioro del control sobre la conducta y continúa jugando o drogándose a pesar de las graves consecuencias negativas.

Tanto la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) como la OMS consideran el juego patológico como un trastorno mental, como un trastorno del control de los impulsos. La persona de forma progresiva llega a ser incapaz de resistir el impulso de jugar. Cuando el juego deja de ser un entretenimiento, se convierte en una necesidad y la persona no es capaz de controlar su impulso de jugar podemos decir que hay un problema de juego patológico.

En los juegos de azar siempre se realizará una apuesta monetaria que implicará ganar o perder de forma aleatoria.

El trastorno es más frecuente en hombres que en mujeres, pero a estas les cuesta mucho mas buscar ayuda terapéutica por el estigma social que representa.

La capacidad adictiva del juego viene determinada, entre otros aspectos, por el tiempo que transcurre entre la apuesta y el premio. Así, mientras menos tiempo se tarda en recibir la respuesta a la jugada más adicción creara el juego.Y por si el juego es continuo, es decir de recompensa inmediata (máquinas tragaperras) o si es discontinuo (loterías). El juego continuo provocara una mayor pérdida de control. Según esta clasificación máquinas tragaperras, bingo y juego de cartas son los más adictivos, por su respuesta inmediata.

Factores de riesgo

El juego patológico es un grave problema social que afecta a miles de personas y que provoca graves problemas personales, familiares, laborales y económicos. Veamos algunos de los factores de riesgo asociados.

  • La legalización del juego ha hecho duplicar la prevalencia de la ludopatía entre los adolescentes y aumentar el número de jugadores problemáticos.

  • La oferta social es muy amplia y la presencia incontrolada de máquinas tragaperras en bares y lugares de ocio, además de la gran oferta de bingos, casinos, loterías, quinielas etc. es un factor de riesgo de gran importancia.

  • La participación en juegos de azar en edades tempranas, fundamentalmente en la infancia o adolescencia.

  • Otros factores de riesgo posible es, padecer una situación vital estresante, tener una situación laboral precaria…

  • Tener padres jugadores.

  • Tener ganancias en la fase inicial del trastorno.
Señales de alarma
  • Aumento del gasto de dinero de forma no justificada.

  • Se pide dinero a amigos y familiares para solucionar deudas.

  • Se intenta esconder y evitar cualquier tipo de control económico.

  • Aumentan las mentiras y engaños para enmascarar el tiempo que se pasa jugando.

  • Pérdida o alejamiento de amigos y actividades sociales. El jugador se aísla para ocultar la conducta de juego.

  • Pueden aparecer síntomas de ansiedad, nerviosismo, insomnio, dolor de cabeza, irritabilidad, cambios de humor...

  • La relación familiar se va deteriorando.

  • Puede aumentar el consumo de alcohol y otros tóxicos.
¿Qué hacer si tenemos algún
familiar con esta problemática?
  • Necesita ayuda y debe realizar un tratamiento especializado. La familia tendrá que intentar persuadir y motivar al jugador para que haga demanda de tratamiento.

  • No apoyar ni afectiva ni económicamente la conducta de juego. Si seguimos pagando las deudas la conducta no desaparece.

  • Empezar a controlar la posible fuente del dinero (tarjetas de crédito...). El medio para jugar es el dinero y los necesita para seguir jugando.

  • Aunque el jugador no quiera hacer tratamiento, la familia puede informarse de cómo enfrentarse al problema.

  • Existe la posibilidad (en el caso de jugar en salas como bingos, casinos...) de hacer una autoprohibición de acceso (que el jugador firma y acepta).
    Esta autoprohibición todavía no es posible en caso de juegos online por la falta de regulación actual, en este caso podría utilizarse algún filtro que informe de las páginas que el jugador visita, como una medida de control por parte de la familia.

  • La familia ha de participar en el tratamiento, entendiendo que se trata de una patología por la que necesitará ayuda, ya sea el tipo de juego real o virtual.
AutoTEST

Para valorar si puedes tener un problema de este tipo realiza el Cuestionario de Adicción al juego.

Tipos de jugadores

No todas las formas de juego son patológicas, ni todas las personas que apuestan van a desarrollar una ludopatía.Aclararemos algunos aspectos relacionados con ciertas características de jugadores y juegos no patológicos.

  • Jugador social, normalmente juega acompañado, dedica un tiempo limitado, las pérdidas son aceptables y están determinadas previamente.

  • Jugador profesional, no realiza una actividad lúdica, sino que representa una fuente de ingresos, el riesgo es limitado, el gasto está programado y sigue una disciplina.

  • Definiríamos a un Jugador problemático, al que el juego empieza a generarle problemas, pero menos graves que los del jugador patológico, también tiene menos control sobre los impulsos que el jugador social. Se van aumentando tanto las apuestas, como la frecuencia y el tiempo dedicado al juego. También es probable que el aumento de la implicación en el juego coincida con alguna situación problemática o estresante.
Ciberjuegos Online con apuestas

Actualmente los juegos clásicos (Máquinas tragaperras, bingo, cartas, casinos...) se han añadido los ciberjuegos online con apuestas. Estos tienen un potencial mucho más adictivo que los juegos clásicos, alguno de los motivos son:

  • El fácil acceso, con un ordenador conectado se puede jugar desde cualquier lugar y durante las 24 horas del día.

  • Se juega de forma anónima.

  • Pueden simular cualquier tipo de juego existente. Existen páginas específicas desde las que se accede a casinos, salas de juego, bingos… y en los que se ofrecen y pueden simular todo tipo de juegos desde las máquinas tragaperras, póquer, ruleta hasta loterias, quinielas…

  • Falta de control y legalidad. Ofrecen juegos gratuitos, créditos sin cargo a los principiantes y cualquier otra estratagema que les sirva para enganchar al potencial jugador.
Consecuencias del juego patológico
  • Creciente aislamiento familiar y social. Deja de hacer actividades de ocio, dedica la mayor parte de su tiempo al juego.

  • Problemas de relación con la pareja y familiares directos. Las mentiras generadas provocan discusiones y conflictos.

  • Pérdida o deterioro de la actividad laboral/académica. Bajo rendimiento,absentismo,despidos…

  • Necesidades económicas inmediatas para continuar jugando.

  • Deudas económicas que afectan a la economía personal y familiar.

  • Problemas legales en algunos casos se puede llegar a delinquir para conseguir solvencia económica.

  • Falta de objetivos y estabilidad personal. Baja autoestima, sentimientos de inutilidad, culpabilidad…

  • Trastornos fisiológicos, ansiedad, dificultad para conciliar el sueño…
Criterios de diagnóstico

Criterios que diagnostican el juego patológico según el manual DSM-IV-TR de la asociación Americana de Psiquiatría (APA) que consideran la existencia del juego patológico cuando se cumplen al menos 5 de los 10 ítems.

Comportamiento de un juego desadaptativo, persistente y recurrente, como indican los siguientes ítems:

  • Preocupación por el juego (por ejemplo preocupación por revivir experiencias pasadas de juego, planificar la próxima aventura, o pensar formas de conseguir dinero para jugar.)

  • Necesidad de jugar con cantidades crecientes de dinero para conseguir el grado de satisfacción deseado.

  • Fracaso repetido de los esfuerzos para controlar, interrumpir o detener el juego.

  • Inquietud o irritabilidad cuando intenta interrumpir o detener el juego.

  • El juego se utiliza como estrategia para escapar de los problemas o para aliviar la disforia (por ejemplo sentimientos de culpa, ansiedad, depresión.)

  • Después de perder el dinero en el juego, se vuelve a jugar para intentar recuperarlo.

  • Engaña a los miembros de la familia, terapeutas para ocultar el grado de implicación con el juego.

  • Se cometen actos ilegales como falsificación, fraude, robos, o abuso de confianza, para financiar el juego.

  • Se han arriesgado o perdido relaciones interpersonales significativas, trabajo y oportunidades educativas o profesionales debido al juego.

  • Se confía en que los demás proporcionen dinero que alivien la caótica situación financiera debida al juego.