Una persona experimenta una adicción hacia el uso de las redes/comunidades sociales cuando la inversión de tiempo en esta conducta llega a ser descontrolada y además, cuando se obtienen consecuencias negativas que no son óbice para el cese de este comportamiento.

La persona se implica en las redes/comunidades en un principio como un modo más de comunicación, relación, conocimiento, de diversión… pero con el paso del tiempo el uso de esta herramienta de Internet es desproporcionado y desadaptativo, la persona termina usando este modo de relación para sentirse bien y se queda aislada del entorno, su mundo se ve reducido a las relaciones establecidas por medio de Internet y las redes o comunidades.

Para valorar si puedes tener un problema de este tipo realiza el Cuestionario de Adicción a las Redes Sociales.

  • Las horas que la persona va invirtiendo en la Red o Comunidad cada vez son más. Esto es como consecuencia de una tolerancia progresiva que es común en las adicciones. Destaca también que cuando la persona quiere regular su tiempo y se marca límites no es capaz de cumplirlos.

  • Mentir/ocultar el tiempo que se dedica realmente a estar conectado.

  • Necesidad de llegar a casa y conectarse inmediatamente.

  • Ante la abstinencia obligada o autoimpuesta se experimentan algunas consecuencias negativas: agitación psicomotora, ansiedad/depresión, pensamientos obsesivos respecto a la Red o comunidad, fantasías o pensamientos relacionados con el uso que se hace de Internet, movimiento de “tecleteo” voluntario o involuntario de los dedos e irritabilidad o agresividad. La persona necesita hacer uso de la red/comunidad porque le permite librarse de estas sensaciones tan negativas.

  • Reducción las actividades de ocio que se hacían hasta ese momento.

  • Disminución de la comunicación con los miembros de la familia en el hogar y menor participación en las tareas y actividades familiares.

  • Se continúa usando Internet a pesar de ser evidentes las consecuencias negativas que se experimentan en las diferentes áreas de la vida, laboral, académica, familiar… (Suspensos, avisos en el trabajo, quejas de la pareja, molestias físicas, privación de sueño…)

  • Una señal de alarma muy importante es que el entorno próximo diga a la persona que se cree que tiene un problema con su conducta de uso de las redes y/ o comunidades sociales o Messenger.

  • Si el patrón de conducta se da a lo largo de un periodo de tiempo considerable, mínimo 6 meses, de modo continuo, se experimenta un deterioro directamente relacionado con la conducta abusiva y varios de los factores mencionados se cumplen, entonces se debe acudir a un especialista que nos dará un correcto diagnostico y orientación a la hora de intervenir para mejorar la situación.